Built with JSN PowerAdmin

Virus de la gripe o influenza

                                                                                                      Sandra E. Pérez
Área de Virología

 

  a gripe o influenza es una enfermedad infecciosa aguda producida por virus envueltos, cuyo genoma está constituido por una cadena segmentada de ARN simple en sentido negativo. Los virus de la gripe pertenecen a la familia Orthomyxoviridae, que incluye los virus de la gripe A, B y C. Estos virus causan enfermedad respiratoria con síntomas leves a severos. Los virus de la gripe B y C afectan a los seres humanos, mientras que los de la gripe A también pueden afectar a diversas especies animales. Las glicoproteínas de superficie, hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N) son los principales determinantes antigénicos virales. Existen 17 subtipos de H y 10 subtipos de N, cuya combinación da origen a la clasificación de los virus de la gripe A. Los virus de la gripe A tienen gran capacidad para mutar, lo cual puede causar epidemias, o de reordenar sus genes y generar nuevas cepas que son capaces de originar pandemias y afectar a individuos con poca o ninguna inmunidad.

Los virus de la gripe A pueden infectar a los humanos, aves, cerdos, equinos y caninos. Las aves silvestres, principalmente patos y gansos, son los reservorios naturales, los cuales excretan grandes cantidades de virus en sus heces, siendo una potencial fuente de contagio para otras especies. Las aves domésticas son susceptibles al virus de la gripe, pudiendo infectarse con virus de baja o alta patogenicidad. Las infecciones por virus de alta patogenicidad están restringidas a los subtipos H5 y H7. Aunque no es un evento común, la gripe aviar puede transmitirse al humano y causar enfermedad grave. En Argentina no se han registrado casos de gripe aviar.

La influenza equina no es transmisible al humano. La influenza canina se originó a partir de una cepa equina (H3N8) que “saltó” de especie sin sufrir ninguna modificación genética y sólo estaría restringida a los Estados Unidos. A la fecha no existe evidencia de que la influenza canina sea transmisible al humano.

La infección en los cerdos causa signos respiratorios leves. Sin embargo, la importancia de los cerdos radica en la capacidad que éstos poseen para ser infectados por virus aviares, porcinos y humanos. Esta co-infección puede dar lugar al reordenamiento de genes de los distintos virus generando una nueva cepa viral contra la cual no existe inmunidad previa. Este es el fenómeno fundamental mediante el cual se originan las pandemias. Al igual que en los humanos, en los cerdos, la gripe se transmite por contacto estrecho con animales infectados. De la misma manera, los seres humanos infectados también pueden contagiar a los porcinos.

Para los animales enfermos no existe tratamiento antiviral. Los antibióticos se utilizan sólo con el fin de evitar infecciones bacterianas secundarias. Se recomienda higienizar y desinfectar las instalaciones, disminuir el hacinamiento y mantener adecuados sistemas de ventilación.

Las vacunas disponibles para los animales generan inmunidad específica contra el subtipo viral que contienen. En los criaderos porcinos, también se recomienda la vacunación del personal en contacto con los animales con la vacuna para la gripe humana estacional, para lo cual se deberá consultar al médico. También será necesario aplicar medidas de higiene personal adecuadas.  

Volver