Built with JSN PowerAdmin

Buenos Aires: Hay 7 muertos y 40 nuevos casos de influenza A(H1N1) en la provincia  

10 de junio de 2013 – Fuente: La Nación (Argentina) 

Las autoridades de la cartera de Salud bonaerense confirmaron que en el último mes se detectaron 4 muertos y 40 nuevos casos de influenza A (H1N1) en la provincia, aunque descartaron la posibilidad de un brote similar al de 2009. 

Luis Crovetto, director provincial de atención primaria a la salud, confirmó las nuevas cifras. “Tenemos 40 casos en toda la provincia. Son 5 o 6 más que en el mismo período del año pasado. No estamos en presencia de ningún brote”, declaró el funcionario. 

Respecto de los fallecimientos, Crovetto señaló que se produjeron tres en Vicente López, y uno en San Martín, Tornquist, Hurlingham y Mar del Plata, y añadió que hay un caso grave de un hombre oriundo de la zona oeste de la provincia, pero que permanece internado en Quilmes. 

“No estamos en presencia de un brote. La enfermedad no tiene una circulación epidémica como en 2009”, reiteró Crovetto, pero aclaró: “Esto no debe generar preocupación pero sí una toma de conciencia”.

 

La OMS presentó nuevas directrices sobre la gestión de pandemias de influenza  

10 de junio de 2013 – Fuente: EFE 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó hoy las nuevas directrices sobre gestión de pandemias de influenza, que a partir de ahora estarán basadas en evidencias reales de riesgo de contagio y severidad del virus 

Las pautas que se aplicaban hasta ahora establecían una serie de criterios que “debían cumplirse” para poder subir en la escala de severidad hasta llegar a la declaración de una pandemia mundial

Así, por ejemplo, con las antiguas directrices se declaraba automáticamente una pandemia si había contagio sistemático entre humanos de una comunidad en dos países de una misma región y en una nación de otra región. 

A partir de ahora no habrá criterios que cumplir, sino que, basándose en las evaluaciones nacionales de cada país, la OMS decidirá que es pertinente convocar a un comité de expertos de emergencia que, a su vez, valorará la información disponible, calculará los riesgos y estimará la necesidad de declarar o no una pandemia mundial. 

Las directrices fueron revisadas tras detectarse que en 2009 con la crisis de la influenza A(H1N1), se declaró una pandemia en base a unas estimaciones que nunca se dieron. 

Durante estos años, los expertos de la OMS, en consultas con los países, decidieron hacer “más flexibles” las directrices para que pudieran adaptarse mejor a unas epidemias que por sí mismas son impredecibles. 

A partir de ahora, cuando se detecte un aumento razonable de casos de contagio de un virus animal a humanos, se comenzará a investigar; en caso de que este mute y se transmita de humano a humano se acelerará el control y la comunicación y se establecerá una “fase de alerta”. 

Se tendrá que tener en cuenta los índices y la rapidez de transmisión, la severidad clínica y el impacto que el brote tenga en el sistema de salud del país concernido. 

A partir de ese momento los países deberán hacer sus propias evaluaciones nacionales y locales y, por su parte, la OMS hará las suyas, y en función de los resultados se tomarán las decisiones correspondientes. 

A partir de ahora las directrices serán de nuevo evaluadas por los Estados, que podrán hacer recomendaciones al respecto, y llegado el caso, aquellas podrían alterarse e incluir o excluir algún elemento, un proceso que debería estar listo antes de fin de año. 

No obstante, las directrices ya se aplican y se podrían  implementar en caso de que la epidemia de influenza A (H7N9) que afecta a China volviese a intensificarse. 

Volver